_mg_3722_0

Esta semana presentamos en la Legislatura tres proyectos fundamentales para actualizar la normativa de la ciudad a las exigencias y desafíos del siglo XXI: los nuevos Códigos Urbanístico y de Edificación y la Ley de Plusvalía Urbana, que van a permitir que Buenos Aires siga en el camino hacia una ciudad moderna e integrada pensada para las personas, con un desarrollo urbano sustentable y equilibrado que garantice la inclusión de todos los vecinos, en especial de los más vulnerables.

¿Por qué es necesario actualizar los Códigos?

El actual Código Urbanístico -la normativa que regula dónde, cuánto y con qué criterios se debe construir en la Ciudad- fue desarrollado en 1977, en tanto que el de Edificación -que establece cómo y con qué materiales- data de 1943. Así, las dos columnas en las que se asienta el desarrollo de Buenos Aires responden a paradigmas que hoy resultan obsoletos, provocando una serie de problemas:

  • Al impulsar la zonificación, se generó una ciudad desintegrada. En el pasado, se establecieron áreas de la ciudad destinadas específicamente a un uso: educación (Ciudad Universitaria), actividades financieras (Microcentro), industria (Ribera del Riachuelo/Soldati/Mataderos), barrios de viviendas (Lugano 1 y 2) y un gran centro metropolitano. Bajo este paradigma, el medio de transporte privilegiado fue el automóvil particular en detrimento del transporte público, lo que generó problemas estructurales en el tránsito.

  • La rigidez de la normativa impidió que los códigos acompañen el proceso de avance tecnológico que presenta la construcción, no teniendo la capacidad de incorporar nuevos materiales o técnicas constructivas.

  • Se profundizó la inequidad en el desarrollo del norte y el sur de la Ciudad, generando diferencias de acceso a infraestructura de calidad, con el consiguiente impacto negativo en la vida de los vecinos.

El Gobierno de la Ciudad se impulsa un nuevo marco normativo que acompañe el desafío de generar una ciudad más integrada que mire hacia el futuro.

Para eso, se propone un modelo transparente e inclusivo que privilegie la mixtura de usos en los barrios, que sea abierto a la innovación y que promueva la sustentabilidad y el cuidado ambiental.

Te invito a conocer más sobre los proyectos en los siguientes videos y en este enlace.